Albalez

Sin título × px
Libro historias Alba Lez

La vida es darte de hostias y reírte en medio.

Historias reales con las que aprendí muchas cosas sobre el miedo, la ansiedad y las relaciones.

Una vez me meé en público y le partí el brazo a un niño. Me declaré y me dejaron con un mensaje lleno de faltas de ortografía. Aprendí que es mejor ser pava que gilipollas, he pertenecido al grupo de los idiotas y he participado en la carrera de la muerte. Le conté a mi madre que era bisexual y mi hermano que quería ser negro. He dicho muchas veces lo de ¿Qué no? Sujétame la copa y he vivido en mis carnes lo de Bota, rebota y en tu culo explota. Todo me ha llevado a entender que la culpa es una maldita cerda. Me he dado cuenta de quién soy yo cuando estoy a solas. Y ahora sé que no hay nada malo en empezar otra vez. 

Historias cortas que nacieron por email

En la vida hay muchos tipos de golpe. Vivir implica llevarse algunos: de suerte, de realidad y emocionales. Tengo miedo muchas veces, salir de la zona de confort no le gusta a nadie. Un día, un golpe de realidad afilado y punzante, hizo que me diera cuenta de que la vida no vuelve. 

Empecé a escribir las historias que había vivido en primera persona. Historias cortas y reales que me hicieron ver todo lo que había pasado por alto y todo lo que había dado por sentado. Descubrí la ansiedad, la calma, la seguridad, el miedo, la valentía, el deseo contenido, el querer y no poder. Aprendí a despedirme y a dar la bienvenida. 

Empecé a escribirlo para recordarme cosas que solemos olvidar.

Angélica H.E
Read More
Estamos al otro lado del mundo, pero eso no quita que agradezca cada historia que me llega. Muchas gracias, un abrazo enorme.
Pilar A.T
Read More
Tíaaaaaaaa (te escribo como si fueras mi amiga), gracias. Me has hecho sentir tan cercana que tenía que escribirte. Estarás entre mis regalos navideños. Eres muy grande.
Andrea R.F
Read More
Parece que hayas escrito esta historia para mí, me viene como anillo al dedo. Gracias por hacer lo que haces.
Carmona R.
Read More
Una y mil gracias por compartir esta parte que nos hace tan humanos, cuando aprendemos, cuando tenemos miedo. Necesito más historias de las tuyas.
Jaime Rota
Read More
Cuando leo tus historias la vida parece más bonita y más fácil. Humanizas todo lo que tocas. Gracias por hacerme reír.
Brenda T.
Read More
Te podría repetir, en cada historia, que parece que antes de escribirla hayamos tenido una conversación antes.
Patricia F.
Read More
No eres consciente del bien que hacen tus historias. A mi me has dado un pellizquito en más de una, pero con la de La luz de 100 soles en el pecho... ¡Madre mía! No sabes la falta que me hacía leer algo así para darme cuenta del bucle del que tengo que salir.
Sonia
Read More
Tu libro es mi terapia de este verano, solo eso consigue que mi mente esté quieta y no busque "circunstancias" externas para no hacer algo.
Marta Muñoz
Read More
Gracias por tus historias. Gracias por desbloquear recuerdos de mi infancia, adolescencia e incluso meter el dedo en la herida cuando una está para que le den por culinchi, y aún así, sacar lo mejor. No sé cómo di contigo en Instagram, pero bendito el día. Eres un amor y me sacas más de una sonrisa gloriosa, ¡gracias!
Paule
Read More
Estoy en uno de esos momentos que has descrito en una de tus historias. Me he sentido muy identificada. Te escribo para darte las gracias porque, sin saberlo, has logrado calmarme.
Miriam Mu
Read More
La historia de "Soy una inepta emocional" ha sido como un abrazo virtual que me has dado. Cuando te leo, siempre es una maravilla. Leerte siempre me saca una sonrisa.
Rosa R.
Read More
Tengo que decirte que me encantan las historias porque si no hoy no dormiré tranquila. Gracias por contarlas, me siento muy identificada. Hace poco lo dejé con mi pareja porque tampoco estaba segura de lo que sentía. Me siento mal y tengo miedo, pero leerte hoy me hizo darme cuenta de que estoy en el camino correcto. Gracias.
Marina D.
Read More
Hace tiempo que te sigo en Instagram, y hace tiempo que leo tus historias. Soy psicóloga y la verdad es que estoy acostumbrada a hacerme muchas preguntas, pero me encanta lo que haces y lo que escribes.
Inés
Read More
La semana pasada le leí una de tus historias a mis alumnos de primero de secundaria para ayudarlos con la desmotivación. Me han dicho que dices muchas palabrotas y que les has gustado. Has sabido captar su atención.
María S.
Read More
Gracias. Ayer tuve un día duro y leer una de tus historias fue de las pocas cosas que me alegraron el día.
María A.
Read More
Ay, me has emocionado mucho. Gracias.
Ignacio A.
Read More
Alba, era justo la historia que necesitaba leer y no lo sabía. Gracias, me has emocionado.
Mónica A.
Read More
Gracias por las historias que cuentas, por tus reflexiones. Cada vez que leo una aprendo demasiado. Es justo lo que necesito leer. Espero con ansias cada historia. Un abrazo enorme.
M. D
Read More
Te sigue desde hace varios meses en Instagram y justo hoy leí una de tus historias. Estoy pasando por un mal momento y has sabido animarme con tus vídeos y tus historias. Gracias por hacerme ver la realidad, lo que tenemos justo delante y no vemos. Gracias por abrirte tanto para nosotros.
Carol J.
Read More
Tía, flipo. Te he leído y la historia me ha llegado en el mejor momento. Parece que hemos hablado por teléfono y que eres mi amiga de toda la vida. Te leo siempre y en Instagram me diviertes la que más. Gracias por todo tu contenido y por todas tus historias.
Previous
Next

Una historia corta

LOS JUGUETES HABLAN

Cuando era pequeña, el sábado era el mejor día. Era el mejor porque mis padres nos llevaban a alquilar películas a mi hermano y a mí. Una cada uno. No íbamos el viernes porque se devolvían al siguiente día laboral, y el sábado abrían. Entonces alquilábamos el sábado para tener: sábado, domingo y ya devolverlas el lunes por la tarde. Mi hermano y yo nos poníamos nerviosos. No nos quejábamos ni de tener que bañarnos. Considerábamos que era un precio justo. Lo hacíamos todo bien hasta que llegaba la hora de ir al videoclub. Sin rechistar. Ni una queja. Ni una discusión.

Mi hermano era un ansia viva. Salía corriendo hasta la puerta del videoclub y entraba corriendo hasta la estantería de siempre, fila de siempre, hueco de siempre. Agarraba la película de Men in Black–Los hombres de negro–y se la metía debajo del brazo. Todos los sábados. De todas las semanas. De todos los meses. Cuando cogía la película se venía a mi lado y se convertía en Pepito Grillo. 

–Mira Alba, ¿por qué no alquilas esta? Esta yo creo que va a estar muy bien.

Me iba señalando películas que él quería ver para que las eligiera yo. Adoptaba una actitud de presentador de concurso de televisión. Cuando yo elegía una película que a él no le parecía bien me preguntaba varias veces si estaba segura de mi elección y me ofrecía películas alternativas mientras movía las cejas de arriba abajo. 

Cuando salíamos del videoclub no nos interesaba nada más, queríamos ir directos a casa. El sábado siempre veíamos mi película juntos y el domingo a las ocho de la mañana, mi hermano se levantaba solo y se ponía Men in Black. Por la tarde volvía a ponérsela. Era una especie de ritual. 

Uno de esos sábados de videoclub alquilé Toy Story. Acababan de traerla al videoclub. Esta vez estábamos juntos mi hermano, mi primo Juan y yo. Nos sentamos en el sofá con palomitas, le dimos al play y regalamos cuerpo y alma a la pantalla del televisor. Nos absorbía la trama, el color y la noche más oscura del héroe. 

Cuando la película terminó aplaudimos. Nos había flipado. De principio a fin. No teníamos ni una sola queja. Pero nos asaltó una duda. Una duda importante. –Siempre teníamos hueco para el postre y para las dudas.Yo ahora sigo teniendo el mismo hueco para ambas cosas.–Con nuestra duda hicimos lo mejor que podíamos hacer: ir a buscar a mi madre. A mi madre siempre se lo podíamos preguntar todo. para nosotros era la persona que podía tener todas las respuestas en el mundo. Para mí lo sigue siendo. 

–Mamá, ¿los juguetes hablan?–Le pregunté mientras me salía una cabeza de niño de cada hombro. Los tres serios. Juntos contra la incertidumbre. 

–Claro. ¿Cómo os pensáis que se les ha ocurrido la película? Cuando salís de vuestras habitaciones los juguetes viven su vida, hacen sus cosas, no van a estar ahí quietos como amebas esperando a que volváis. Cuando escuchan ruido vuelven a su sitio. Si los habéis dejado sin recoger tienen que quedarse tirados donde los hayáis dejado, memorizan cómo los dejásteis. 

Silencio sepulcral. Los tres nos dimos la vuelta dándole la espalda a mi madre. Y posiblemente sudando frío. Para que te hagas una idea de cómo nos sentíamos era algo entre lo que se siente cuando tienes resaca y lo que se siente cuando te dicen tenemos que hablar. 

Teníamos que ir a la habitación. Había que hacerlo. Yo era la mayor, tenía que ir en primera posición. Ser mayor es una putada en muchas situaciones. Los hermanos pequeños siempre piensan que es el mejor puesto, pero es enfrentarse al miedo y allanar caminos constantemente. Los hermanos pequeños se lo encuentran todo hecho.

Íbamos hacia la habitación viendo pasar nuestra corta vida ante nuestros ojos. Dábamos zapatazos fuertes como si fuéramos gigantes o David Bisbal bailando Bulería. Hablábamos a voces con la única esperanza de que los juguetes se enteraran y volvieran a sus posiciones de muñecos inertes. Pero, sin duda, lo que más ruido hacía era nuestra taquicardia. 

Abrimos la puerta a la misma velocidad que carga Internet Explorer. Asomamos los ojos. Hiperventilábamos. No había nada extraño. Nada se movía. Estábamos allí plantados, mirando a los juguetes con una mirada que decía «sabemos lo que hacéis cuando no estamos aquí». 

Esa noche dormir fue difícil. A partir de ese día, siempre que recogía los juguetes los dejaba en posturas cómodas. Para que no se les cogiera ningún tendón. 

A día de hoy nadie me ha dicho si los muñecos se mueven o no. Así que todavía no sé la verdad. Vivo tranquila con ello porque no me han hecho nada por el momento. Imagina lo difícil que fue para mí el estreno de Chucky. la cosa se complicaba: los juguetes se movían y además podían matarte. 

¿Qué aprendí con esto? 

Siempre había oído esa frase de «no trates a las personas como si fueran un juguete». Resulta que a los juguetes tampoco se les puede tratar mal. Y si a un juguete hay que tratarlo bien, imagina cómo hay que tratar a las personas. Imagina cómo te tienes que tratar a ti. 

Si cuando salía de mi habitación dejaba los muñecos en una posición cómoda para que no se cogieran tendones, yo tenía que hacer lo mismo conmigo. Tenía que procurar hacer lo que me hacía sentir bien y huir de lo que me hacía sentir tremendamente mal. Así no se me cogerían los tendones. Ni en el cuerpo, ni el alma. 

 

Si te tratan mal vete. No hace falta que te esfuerces en pagar con la misma moneda, no va a merecerte la pena. Tú vete. Que no se te cojan los tendones. 

 

Historias de la vida real

Estas son las historias que vas a encontrar en este libro

Los dos acontecimientos más importantes de mi vida

Las voces no me dejan dormir

El hombre-toro

Mamá, yo no he sido

Mear sentada

El equipo de los idiotas

Un fallo del condón

Beber lejía a morro

Tienes que decir pío antes de que sea tarde

¿Qué no? Sujétame la copa

Cuando le dije a mi madre que era bisexual

Los Típex chuleta

Bota, rebota y en tu culo explota

A mi abuela le cae mal la cocaína

Los juguetes hablan

Los payasos asesinos

La firma de los cojones

Me dejó por SMS

Es mejor ser pava que gilipollas

La primera vez que me declaré

Quién eres tú cuando estás a solas

Escuchar para hablar

La última vez

Me he meado en público

Soy una inepta emocional

No voy a ir a esa mierda

Al pasado no se puede volver

A tomar por culo

Suéltate gilipollas

La carrera de la muerte

Maldita cerda la culpa

Hay personas que son un fake

Una cámara por el culo

Mamá, quiero ser negro

La perfección no existe, ya lo sabes

Empezar otra vez

Tengo que tomarme un Tequila

Mi amiga se cagó encima

No he visto el terraplén

La luz de cien soles en el pecho

historias de la vida real