¡mi primer cómic!

Única, entrañable, divertida y antirromántica:

Albalez es millennial, pero no puede con la vida moderna. De hecho, está convencida de que la Tierra es su planeta de adopción y que en su planeta de origen, el biológico, no se madruga, ni se trabaja, y desde luego no existen los lunes. Para sobrevivir aquí, ¿qué mejor que Netflix, la pizza y las amigas, aunque estas a menudo le provoquen daños degenerativos con esos líos que se traen con el amor? Porque si de algo está convencida, por encima de todo, es que el amor romántico no existe.

 

«Irónica, inteligente y mordaz. Las viñetas de Albalez son como la vida misma… pero mejor.»
Elísabet Benavent

A la mierda el protocolo

la putita
taza para beber el putito café